En la actualidad es casi imposible pensar en negocios sin incluir a las nuevas tecnologías.

El mundo ha cambiado rotundamente en los últimos 10 años y con ello, nuestra forma de vivir. Desde el GPS incorporado a los automóviles, aplicaciones en nuestros celulares que permiten desde controlar qué está haciendo la niñera, pagar los impuestos o imprimirte una credencial provisoria de tu prepaga. Hasta, ortodoncia invisible (e indolora), sin límite de edad mediante impresoras 3D.

Todo ello coloca a los emprendedores, micro, pequeñas y medianas empresas (miPymes) ante la exigencia de adaptarse a ello para ser competitivas. Pero no todo son exigencias en esta vida, les aseguramos que la incorporación de nuevas tecnologías a su forma de hacer negocios trae infinitos beneficios. Pero antes de seguir con esta nota le damos play a nuestro Spotify y arrancamos con la lista de relajación: Coffee Table Jazz, ideal para esta nublada (y hermosa) mañana.

Incorporar tecnologías a nuestra forma de hacer negocios nos permitirá ser: más competitivos, más eficientes y más rentables. No hacerlo llevará a que indefectible y rápidamente perdamos mercado. Por ello, es necesario que nos planteemos qué nuevo hardware y software nos serviría, pero también cosas más sencillas como actualizar nuestra página Web y desarrollar acciones de marketing estratégico en redes sociales (mucho hemos hablado de todo esto a lo largo del año).

Para definir qué acciones en este plan de incorporación tecnológica debemos llevar a cabo, recomendamos un proceso de 3 pasos: 

1 – Definición de necesidades y objetivos
Implica identificar según nuestros objetivos empresariales, qué necesitamos y para qué lo necesitamos. Por ejemplo: un teléfono celular destinado sólo a responder whatsapp y gestionar las redes del negocio. Una vez que tengamos nuestro listado (por orden de prioridad), deberemos definir también cuánta inversión se puede afrontar.

2 – Asesoramiento y gestión del proyecto
Antes de decidir la tecnología a adquirir tenemos que interactuar concienzudamente con las empresas proveedoras sobre las necesidades que tenemos respecto del nuevo equipamiento (soft o hard) y ver de qué forma adecuarlo a nuestro presupuesto.

3 – Implantación y formación del personal
Esta etapa resulta un poco más complicada ya que implantación y formación deben darse simultáneamente. Pero si no lo hacemos, no podremos explotar verdaderamente todo el potencial de la inversión que realizamos.

Y con esto, antes de despedirnos, les contamos dos novedades:

I- Ya está a la venta nuestro libro: Marketing para emprendedores y miPymes, que seguramente les será de mucha utilidad.

II- Desde este jueves próximo y hasta el martes 05/03/19, la columna estará de vacaciones y por este motivo empezamos a despedirnos… y así les deseamos excelentes fiestas, maravilloso inicio de año. Nos volveremos a encontrar a principios de marzo.

Si conocer más respecto de lo publicado en esta nota, pueden escribirnos. Ahora sí nos vamos deseándoles un muy feliz martes!