Estudios recientes del BID muestran a la economía naranja como una gran oportunidad de negocios. En el año 2015 las empresas de esta industria crearon 1,9 millones de empleos en América Latina y El Caribe y generaron ingresos por 124.000 millones de dólares.


 
Con estos números imaginamos que estarán esperando que definamos cuanto antes ¿qué es la economía naranja?. En fin, empezaremos diciéndote que se han expresado con definiciones al respecto 7 economistas y que como resultado de ello han surgido 9 definiciones. La que voy a compartirles, es aquella que resulta de los puntos en común de las mismas:
 
La economía naranja es aquella que emplea creatividad, artes y cultura como materia prima. Está compuesta por una serie de industrias cuyas actividades (que van desde la arquitectura, las artes visuales y escénicas, las artesanías, el cine, el diseño editorial, y el cine, la música, la publicidad, los desarrollos multimediales, el software, la cultura y la recreación, los nuevos medios de comunicación, la investigación y el desarrollo, videojuegos, la moda y los juguetes) se eslabonan entre sí permitiendo que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales. Es decir el son aquellas actividades donde el valor de los bienes está determinado por su contenido de propiedad intelectual. También se las denomina economías creativas. En síntesis es la economía de la cultura y la creatividad.

Marco general de las economías creativas:


 
Otro elemento atractivo de este tipo de actividades es que el comercio creativo es menos volátil que el comercio convencional. Prueba de ello es que el Petróleo en 2009 tuvo una contracción (caída) del 40%, mientras que los productos derivados de las industrias creativas ese año retrocedieron sólo un 12%.
 
La economía naranja se divide en bienes creativos (como las artesanías) y servicios creativos (como la publicidad). Debido a la creciente conectividad que otorga internet el comercio de servicios creativos crece 70% más rápido que el de bienes creativos (puesto que sus transacciones se realizan cada vez más por medio de Internet). Las economía naranja es una de las grandes beneficiarias de las nuevas tecnologías.
 
¨El naranja es el color más feliz.¨ Frank Sinatra.
 
Pero, si sumamos a las malas políticas de los gobiernos, somos de los que se aferran a la idea de que ¨más vale malo conocido, que bueno por conocer¨. Para justificar seguir haciendo las cosas como antes, sin entender el nuevo mundo en el que estamos y por el que las personas están realmente dispuestos a pagar, nos vamos a encontrar como decía García Márquez con la ¨crónica de una muerte anunciada¨.
 
Y solo por enumerar algunas de las infinitas oportunidades de negocios que ofrece esta economía, vamos a mencionar solo algunas tendencias:
 
1. Cooperativismo de plataformas: las cooperativas de negocios y de empleo proporcionan la gestión, el apoyo administrativo y los servicios profesionales que los creativos autónomos necesitan para ganarse la vida. En gran escala Uber, Airbnb o BlaBlaCar siguen este concepto.

2. Empoderamiento de las mujeres en tecnología: se alienta a las niñas, adolescentes y adultas a que consideren el diseño y el desarrollo de videojuegos como una industria amigable, y se las apoya para que formen parte de ella.

3. Culturas y tradiciones amplificadas: las tecnologías emergentes, como la realidad virtual y la realidad aumentada, capturan los conocimientos tradicionales y comprometen a las nuevas generaciones en la producción creativa y cultural.

4. Nubes y mercados creativos regionales: los nuevos mercados regionales de productos culturales ayudan a los creativos a construir un modo de vida y a los países a crear marcas, dinamizando el intercambio cultural y económico. Tal es el caso de Manos del Uruguay.

5. Financiamiento pro-creatividad: los gobiernos encuentran maneras de disminuir el riesgo de la economía creativa y cultural mediante una combinación de sistemas de financiamiento, canales de inversión y redes de protección social. Como: gamificación, mecenazgo y criptomonedas.

6. Inspiración en la naturaleza: el biomimetismo y la biología sintética se combinan para posibilitar un conjunto de productos y servicios innovadores –basados en la biología– que disminuyen el daño humano al medio ambiente. De esto han surgido prototipos como: Ye Zi (el coche chino que hace la fotosíntesis), visión nocturna con OLEDs (Led orgánica que utiliza una tecnología similar a la luciérnaga en la actualidad se usa exclusivamente en algunas cámaras y equipo militar, algunos smartphones y televisores), arquitectura aislante con nidos de pájaros (para aislar e impermeabilizar edificios sostenibles e inteligentes).

7. Autentificación mediante cadena de bloques (blockchain): las tecnologías de libro mayor distribuido democratizan la propiedad intelectual y dan a los creativos la seguridad de que se los reconozca y se les pague por los productos que desarrollen. Aquí también pueden citarse como ejemplo las criptomonedas.

Si quieren saber más al respecto, los esperamos. Ahora sí nos vamos con nuestro Spotify sonando con Got you on my mind de Madeleine Peyroux.